Factores clave para desarrollar nuestro liderazgo

Ponemos estas cuestiones encima de la mesa y debatimos sobre ellas:

1- La persona y el negocio van juntas no se pueden separar

2- La estrella del equipo no es el líder, es el equipo

3- Los valores diferenciales del líder

4- ¿Cuanto más trabaja el equipo más productivo es?

5- Qué sucede cuando nos hemos excedido y cómo darle la vuelta

1- La persona y el negocio van juntas no se pueden separar

“Business is business” o “The business of business is business” son frases que no llevan a ningún lugar ni tiene conexión con la realidad.

Para poder liderar efectivamente necesitamos entender que las personas somos la piedra angular de los negocios y nuestra naturaleza es primero emocional y luego racional. Así que para liderar necesitamos conectarnos personalmente con el proyecto que estamos liderando.

Y para conectarnos es esencial responder a la pregunta:

¿Hacia dónde queremos liderar a nuestro equipo?

Necesitamos como líderes identificar un propósito de lo que nosotros como líderes queremos aportar al equipo, un lugar, un destino, un crecimiento no solo económico sino también como personas individuales y grupo.

2- La estrella del equipo no es el líder, es el equipo

Es un error frecuente en las empresas escoger al mejor trabajador y ponerlo de líder cuando la habilidad de ser muy productivo no implica ser un buen líder.

Un líder con el que estamos trabajando se tomó 2 meses de descanso. Cuando volvió se dio cuenta de que la empresa había funcionado perfectamente sin él. Y el equipo se dio cuenta de que también era gracias a ellos – Noèlia Hurtado

Ahí vemos la imagen clara de una persona que ha comprendido la esencia de liderar hasta el punto de que el equipo se siente empoderado.

Para poder empoderar al equipo es esencial:

  • entender a las personas (y eso no puede ser sin entenderme a mi mism@)
  • ser capaz de gestionar las emociones (requiero aprender a manejar mis emociones),
  • entender los puntos principales de cómo funcionan las relaciones humanas (cómo me relaciono con los demás)

Todo ello no se aprende de forma intelecutal, tiene que conectar con una parte más profunda: nosotros mismos y nuestras emociones para poder conectar con las del equipo.

Y el equipo no es solo los trabajadores, también los externos, proveedores que son clave en nuestro negocio y la estrella principal: LOS CLIENTES. El liderazgo también los tiene que incluir a ellos.

Venimos de modelos de liderazgo que excluyen por categorías y cada vez es más importante incluir.

El nuevo paradigma está en abrir: cooperación. E incluso antes de cooperar, abrir, escuchar, incluir. Mucha observación, humildad, disciplina (de discípulo, quién quiere aprender) – Noèlia Hurtado

3- Los valores diferenciales del líder

No todas las personas somos iguales ni podemos actuar como si tuviéramos “el manual del buen líder”.

Colaboramos con un líder que es un enorme inspirador. Motiva como nadie, atrae a personas muy interesantes y sin embargo es un mal ejecutor. No es capaz de convertir la movilización en ventas y negocio. Eso no es un problema en si mismo, el problema es no conocerse lo suficiente y saber delegar aquello en lo que los otros son mejores que yo – Xavi Roca-Cusachs

La habilidad de liderazgo no se alcanza a través de creer en una moral de líder: escuchar porque está bien escuchar, empatizar porque me lo han dicho en el curso,… De ser buena persona me acordaré un tiempo (¿3 meses a lo sumo?).

Es esencial entender que sólo podremos alcanzar el rol de líder si entendemos qué nos separa de nuestro equipo. Y el problema no son ellos, soy yo como líder. Para lo que me gusta de mi equipo y para lo que me disgusta.

El efecto Pigmalion estudiado científicamente nos muestra cómo nuestras propias creencias influyen en nuestro equipo. Quiera o no quiera mi forma de pensar afecta a mi equipo – Xavi Roca-Cusachs

No podemos aspirar a ser líderes perfectos ni a ser todos clones iguales, necesitamos entender cómo enfocar lo que yo soy como líder, potenciar mis virtudes y resituar mis defectos para que todo ello se convierta en útil para mi equipo y para mi propósito como líder.

Es muy interesante ver al equipo y ver qué estoy generando yo para generar esa realidad.

También con los clientes: a veces nos enfadamos con los clientes y ellos solo nos traen información.

Si se pudiera resumir en una palabra clave sería: autoconocimiento.

Para empezar a autoconocerse es muy interesante realizar el test DISC que nos muestra 4 estilos comportamentales rojo, azul, verde y amarillo – Noèlia Hurtado

El test DISC además nos permite comprender cómo podemos complementarnos mejor, con quién tendremos más facilidad para colaborar y con quien será fácil que haya malos entendidos. Ésto nos ayudará a colaborar más efectivamente.

4- ¿Cuanto más trabaja el equipo más productivo es?

Trabajo es esfuerzo, es tiempo y la productividad ya no está ahí. El valor añadido se encuentra en otro lugar y lo vemos claramente en las empresas que reducen la jornada a 4 días e incrementan su productividad.

Un líder me dice: creo que lo estoy haciendo muy bien. Ah sí, ¿Por qué? Porque mire a quien mire en mi empresa me da alegría. Desde la alegría el negocio fluye mejor – Noèlia Hurtado

El valor añadido está relacionado con el buen trato al cliente, con la creatividad, con la motivación de los empleados que está muy relacionada con su vinculación con la empresa Y LA EFECTIVIDAD.

Tenemos que ser capaces de generar más con menos y esto se basa en tener a los equipos perfectamente compenetrados, dedicar el mínimo tiempo a los conflictos, distribuir la carga de trabajo de forma efectiva, que cada persona se dedique a aquello que más le apasiona y medir objetivos y resultados.

Y ésto nos conecta con el 5o punto:

5- Qué sucede cuando nos hemos excedido y cómo darle la vuelta

Demasiadas personas sacrifican su vida por cumplir con su trabajo y desgraciadamente es literal: se paga con salud, estrés, falta de tiempo.

Ser un buen líder no es cargar con todo el trabajo ni ser quién más trabaja pues nos agotamos y limitamos enormemente nuestra creatividad y valor añadido.

Para poder ser líderes efectivos necesitamos conjuntar nuestra vida personal con nuestra vida profesional. Ser más equilibrados, más sostenibles y así el ambiente de trabajo mejorará enormemente.

El agotamiento nos hará estar más irritables, menos tendientes a escuchar y a valorar al equipo.

¿Quieres más y formarte en liderazgo?

Formación Desarrollo Integral del Liderazgo. ¿Quieres identificar tu propósito como líder, potenciar tus relaciones con el equipo, identificar tu valor diferencial como líder o mejorar la efectividad de tu equipo? En esta formación podrás hacerlo:

www.eventbrite.es/e/entradas-formacion-desarrollo-integral-del-liderazgo-138086976865

Programa de Liderazgo Saludable. ¿Quieres potenciar un liderazgo más saludable, tener más equilibrio personal, ganar bienestar, ganar felicidad como líder y todo ello siendo más efectiv@? Este programa te va a encantar:

https://www.eventbrite.es/e/entradas-programa-de-liderazgo-saludable-138099391999

¿Quieres potenciar el liderazgo en tu empresa o te interesa pasar el test DISC y nuestro análisis? Pídenos más información:

humanleadership.net

info@humanleadership.net

#liderazgo #formación #desarrolloperso

Deja un comentario